Historia del Futsal

0
5511

El Fútbol de Salón nació en 1930 y se lo conoce deportivamente como Futsal desde 1956. Acá su historia.

ASÍ NACIO ESTE DEPORTE
El Fútbol de Salón nació el 8 de setiembre de 1930 y se lo conoce deportivamente como FUTSAL desde 1956, oficialmente se utilizó ese nombre en el Mundial de 1982en Brasil, organizado en ese entonces por FIFUSA (Federación Internacional de Futbol de Salón, creada en Brasil en 1971; hoy Asociación Mundial de Futsal). También un 8 de Setiembre pero del año 1990, la Confederación Sudamericana de Fútbol de Salón – FUTSAL, declaró Monumento Histórico al Gimnasio del Club Juventud de Montevideo, ya que allí se jugaron los primeros partidos de lo que hoy es la pasión de decenas de países de cinco continentes. El Fútbol de Salón – FUTSAL, según consta en Acta de Protocolización Dos Mil Quinientos Treinta y Cuatro, en Madrid a los nueve días del mes de junio de 1983, nació como una necesidad de los profesores de Educación Física que en la Asociación Cristiana de Jóvenes de Montevideo, debían contener el ímpetu de los alumnos, provocado por las consecutivas conquistas de Uruguay en Fútbol de campo en los años 1924 y 1928 en Francia y Holanda en Torneos Olímpicos y el Mundial de 1930 en Montevideo.

Luego de las clases de Calistenia (gimnasia) se hacían informales partidos de baloncesto o indoor béisbol, hasta que los chicos colocaron los bancos que había en los costados del gimnasio y los usaron como arcos de Fútbol. El profesor JUAN CARLOS CERIANI – (1903 – 1996) dibujó al tiempo con tiza otros arcos en la pared, para luego haciendo una proporción de las medidas del lugar de juego, comenzar a utilizar los arcos del Polo acuático. De este deporte se tomarían algunas de las reglas referidas al arquero para confeccionar el reglamento primitivo de lo que se llamó Fútbol de Salón. Las reducidas dimensiones de la cancha llevaron a tomar las penalidades de faltas del baloncesto, de donde se sacan también gran parte de los movimientos tácticos y estratégicos. Ceriani utilizó las reglas del waterpolo, handbol y basquetbol, redactando las primeras reglas de juego que anunciaban la creación de un nuevo deporte. Del basquetbol se recogieron los cinco jugadores en cancha, el tiempo de juego (40 minutos) y el posicionamiento de algunos jugadores.

En cuanto al balón se buscó un modelo que votara poco, mientras que los arcos se podían improvisar dibujándolos en las paredes a imitación de los del handbol. Del hándbol recogió la prohibición de tirar a puerta desde cualquier posición, así como las medidas de la cancha de juego. Por último del waterpolo toda la reglamentación relacionada con los arquero. El fútbol sala es un deporte distinto al fútbol convencional, pues es una conjunción de varios deportes, incluido el fútbol por supuesto. De otros deportes se han recogido no solo reglas, sino también técnicas de juego como los bloqueos (del basquetbol), o las rotaciones (del hockey sobre patines). En 1965, se creó la Confederación Sudamericana de Fútbol de Salón (actualmente adherida a la AMF), primera organización internacional del deporte. Ese año también se disputó el primer campeonato sudamericano de selecciones.

La Federación Internacional de Fútbol de Salón (FIFUSA), fue fundada en 1971 en São Paulo, Brasil. Fundada en Río de Janeiro, siendo João Havelange cómo primer presidente; Esta organización realizó en 1982 el primer mundial del deporte, y posteriormente otros seis más. La FIFUSA se mantuvo como organización independiente hasta su disolución en el año 2002. El Fútbol de Salón comienza a despertar el interés de la FIFA, que busca a la FIFUSA para absorber el deporte, pero con fracaso; Con la extinción de la Confederación Brasileña de Deportes (CBD) surge el 15 de junio de 1979 la Confederación Brasileña de Fútbol de Salón (CBFS), con sede en Fortaleza. El primer presidente fue Aécio de Borba Vasconcelos; La FIFUSA pasa de Río de Janeiro para São Paulo; Son promovidos los primeros Pan-Americanos (1980) y Mundiales (1982) de Clubes y de Selecciones.

El 23 de abril de 1983 la FIFUSA autorizó la práctica del Fútbol de Salón femenino. Ante la prohibición de la FIFA de utilizar la palabra “fútbol”, se decidió adoptar el término Futsal (que en castellano y portugués es una contracción de fútbol y salón), en el congreso de la FIFUSA de 1985. La FIFA promueve, en enero de 1989 su primer Campeonato Mundial (1ª Copa del Mundo) de Futsal, en Holanda. El 23 de noviembre de 1989, se realiza en São Paulo (BRA) una reunión de la FIFUSA con 19 países afiliados para tratar la extinción de la FIFUSA y el nombramiento de la FIFA como la nueva regente del futsal. Pero doce países votaron contra la integración aduciendo condiciones desfavorables para realizarla. Brasil, votó a favor. El 2 de mayo de 1990, Brasil se aleja oficialmente de la FIFUSA. Llegando al siglo XXI ocurrió una situación similar con la Federación Española, que tambien se alejó de la actual AMF; no así la Federación de Cataluña. El resultado: Seis Campeonatos Mundiales FIFA, de los cuales Brasil se titula en 4 oportunidades y España 2 veces. AMF disputó 9 Campeonatos Mundiales con 3 coronaciones para Paraguay, 2 para Brasil, una para Argentina, Italia, Colombia y Venezuela.

Historia de la AMF (Asociación Mundial de Futsal)
Esta organización, presidida por el dirigente paraguayo, Dr. Rolando Alarcón Ríos, constituida sobre la base de todos los países de América que practican el futsal, más naciones de otros continentes, de ahora en más, pasa a ser el ente regulador y núcleo de expansión de la disciplina hacia todos los rincones del planeta. El acta de constitución de la AMF ha sido subscripta por representantes de 24 países, que eligieron su primera directiva y dispusieron el calendario de competiciones para el año 2003, dando continuidad a los diversos torneos a nivel mundial y continental ya existentes, creando asimismo nuevas competiciones en otras categorías. El fútbol de salón recoge hoy los frutos de una cultura deportiva floreciente, como un hecho natural e irreversible, independiente y con peculiaridades bien distintivas, por lo que en Madrid en 1985 se decidió utilizar un vocablo identificador que fusione los dos que lo compone, conociéndosele desde entonces como futsal.

ANTECEDENTES DE UNA INNEGABLE IDENTIDAD
El futbol de salón, tuvo un incontenible desarrollo a partir de la segunda mitad de la anterior centuria en Sudamerica. La identidad e independencia de esta disciplina por origen, crecimiento y evolución, nada tiene que ver con el futbol de campo. El ejemplo más facil para trazar una comparación bien simple, es el del tenis y el tenis de mesa, con la diferencia de tratamiento que salta a la vista, pues mientras la ITF (Federación Internacional de Tenis) jamás se inmiscuyó con el tenis de mesa, la FIFA, especialmente desde comienzos de los años ochenta cuando el futbol de salón llegó a tal adultez, organizó su primer mundial en el año 1982 en San Pablo y en forma abierta, mezquina y no velada trató de apropiarse de esta disciplina.

La intemperancia se hizo cada vez más fuerte, en la medida en que la ya conformada FIFUSA (Federación Internacional de Futbol de Salón), por entonces presidida por el brasileño Januario D’Alessio Netto crecía cada vez más, al punto de montar en 1985 su segundo mundial en España, la FIFA no lograba todavía promover un torneo de su deporte de laboratorio llamado futbol 5, burda copia del futbol de salón.

El fútbol de salón recogia los frutos de una cultura deportiva floreciente, como un hecho natural e irreversible. El futbol pretendía imponer un híbrido, un robot deportivo artificial. En su impotencia por lograrlo apeló a esfuerzos económicos, presiones y actitudes “non sanctas” de todo tipo y antipáticas determinaciones como la prohibición de utilizar la palabra futbol, lo que motivó la creación en el congreso de FIFUSA de Madrid de 1985 de la palabra compuesta “fut-sal” para desde entonces llamar así al futbol de salón.

Tiempo después la FIFA se apropió tambien de esa palabra. Paraguay, defensor tradicional de la autonomía innegociable de esta disciplina, usa el futsal para identificar a este deporte por derecho adquirido y protegido por las leyes de la nación, al haber inscripto ese vocablo en los registros oficiales de la República, por lo que a la otra disciplina se le conoce como fútbol 5 y quienes la llaman con la partícula futsal se cuidan de usar el agregado FIFA.
Las dos modalidades coexistieron hasta nuestros días, con vaivenes de relación que produjeron circunstanciales acercamientos y distanciamientos y etapas de indiferente gestión independiente sin nuevas interferencias.

Escindido de FIFUSA, países miembros de la PANAFUTSAL, se reunieron con representantes de FIFA en Guatemala. Ese mismo año, se acercó la posibilidad de una negociación. El grupo de países de América, jamás se cerró en una caparazón absolutista, como fue la actitud de FIFA en reiteradas épocas. Pero con firmeza tampoco claudicó en su postura de INDEPENDENCIA. Negociación franca y razonada si, entrega ciega no, fue la premisa.

Se llegó así a este punto en el que, no alcanzando un acuerdo que no lesione los intereses de esta disciplina y de PANAFUTSAL, este organismo, enarbolando la bandera de la autonomía del futbol de salón y de la defensa de sus genuinos intereses, se aparta del expureo gobierno de FIFUSA y al no prestarse a una entrega a FIFA, decide constituir la ASOCIACION MUNDIAL DE FUTBOL DE SALON (AMF).

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here